SENDERISMO EN GRANADA: LOS ROMPEBOTAS SOMOS ÚNICOS, INIMITABLES E IMPREVISIBLES, NO ESTAMOS VINCULADOS A NINGÚN OTRO GRUPO, ORGANIZACIÓN NI ASOCIACIÓN, Y CUALQUIER COMUNICACIÓN SÓLO SE REALIZA A TRAVÉS DE "losrompebotas@gmail.com". ESTA ES NUESTRA ÚNICA WEB Y ESTAS SON NUESTRAS RUTAS.

LA CUESTA DEL CIELO

Nerja al atardecer, con la cima piramidal del Cielo

El paisaje de la Almijara es escarpado y lleno de profundos barrancos
Una cruz con espejos mira al sur en lo alto de la cumbre, con una imágen de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros
Las montañas africanas aparecen en el horizonte

La cara triangular del cerro que se muestra hacia Nerja

Este puente hemos estado en Nerja para subir a uno de los más hermosos miradores de la Almijara, un balcón de 1501 metros de altitud frente a la inmensidad del mar, el Pico del Cielo, aunque en realidad es, según los lugareños "La cuesta del cielo" que se remata en una cumbre triángular, el cerro de la Cruz. Aunque aparece como un pico independiente visto desde cualquier punto de Nerja, en realidad es el inicio de una cuerda que va encadenando varios picachos hasta morir en la planicie del Navachica, de 1800 metros, que es el "techo" de la Sierra de la Almijara. El ascenso es muy cómodo y está bien señalizado, lo iniciamos en la cueva de Nerja. A mitad de camino llegamos al "cortijo de la Civila" que es el final de la pista forestal. Desde allí debemos coronar la enorme cresta que nos abre a un paisaje magnífico, es la cuesta del cielo, África asoma por el horizonte marino, mientras se asciende hacia el cerro, ya a unos 1.100 metros.
La cumbre es amplia y, a pesar de la empinada cara que nos muestra, muy fácil de alcanzar por la parte trasera. Una vez allí, la vista de tajos y acantilados del macizo Almijareño es embriagadora, El Lucero, Navachica, El Almendrón, El Fuerte de Frigiliana, La Maroma, Barranco de los cazadores... muestran sus relieves abruptos de roca desnuda que se alzan hacia el azul y limpio cielo Mediterraneo a una altura de vertigo, espesos pinares tapizan los hondos barrancos que se extienden hasta las playas malagueñas. Hoy tenemos suerte, el día está claro y vemos las cumbres africanas. Sentados en las rocas pulidas y limpias de este gigante que mira al mar nos dejamos llevar, una sonrisa en el rostro de todos delata que hoy ha compartido con nosotros alguno de sus secretos. ¡Gracias, viejo amigo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario