SENDERISMO EN GRANADA: LOS ROMPEBOTAS SOMOS ÚNICOS, INIMITABLES E IMPREVISIBLES, NO ESTAMOS VINCULADOS A NINGÚN OTRO GRUPO, ORGANIZACIÓN NI ASOCIACIÓN, Y CUALQUIER COMUNICACIÓN SÓLO SE REALIZA A TRAVÉS DE "losrompebotas@gmail.com". ESTA ES NUESTRA ÚNICA WEB Y ESTAS SON NUESTRAS RUTAS.

TRAVESÍA POR LA GARGANTA DEL RÍO CACÍN

Longitud : 3km
Inicio: en el puente romano- final en el aliviadero del pantano
Grado de dificultad:Alta
Equipo necesario: sino te quieres mojar tienes que traer traje de neopreno, cuerdas, y bastones o palos.

Os propongo la visita a un sitio casi virgen, desconocido para la mayoría de los senderistas de Granada,por su inaccesibilidad durante gran parte del año durante los meses de abril a octubre. Pero a partir de Noviembre y hasta marzo el cauce del río Cacín disminuye de una forma considerable que hace posible la travesía donde podremos ver restos de construcciones del período neolítico 4000 años A.C, es como si volvieramos un territorio virgen donde el tiempo se ha parado.
Iniciamos la travesía en la base del llamado puente romano, un impresionante puente de piedra clavado en la roca que no es romano a pesar de su nombre pues se construyó en el año 1906 .
En la parte de arriba del puente podremos ver una deformación, y es que en la época de la guerra civil intentáron volarlo con una bomba para impedir el paso por la carretera que unía Granada con Alhama de Granada, pero no lo consiguieron.
Con el río cortado la travesía de 3km aproximadamente se hace posible, pero los inconvenientes aparecen, pues la única forma de avanzar en los primero 500 metros es yendo metido en el cauce fangoso ,pues a los lados la espesa vegetación de zarzas hace imposible andar- ( en otra época no existía pues tras no haber pantano que frenára las crecidas del río el cauce estaba totalmente limpio).
Una vez pasado por debajo del puente nos encontraremos a 100 metros escasos el peñón de Toribio, es una pared de tajo enorme que se ha quedado aislada por la erosión del rio en el centro del tajo .
Conforme penetramos en el corazón de la garganta, esta gana en altura.
Después de recorrer 500 metros de travesía podemos encontrar las primeras zonas de descanso, y recorrer una parte de la travesía fuera del agua en las cavidades que el agua ha erosionado en los tajos.
El juego de colores y el paisaje invita a la meditación y a la paz interior.
Una vez recorrido aproximadamente 1 km podemos empezar a descubrir los primeros restos de construcciones del período neolítico que se mezclan con otras construcciones mas recientes cerca del corazón de la garganta.
A más de 30 metros de altura podemos descubrir restos de construcciones, sin acceso posible hoy día sino es escalando.
Se dice que en un arqueólogo británico a principios del SXX encontró la llamada Olla de los tajos del río Cacín del año 5000 AC.
Hoy día se puede ver en el museo de arqueología de Madrid.
A ambos lados de los tajos se ven restos de construcciones algunas pueden remontarse al período neolítico que son inaccesibles sino se escala.
En las zonas mas altas, los tajos alcanzan profundidades de casi 150 metros.
Luego llegamos a la parte mas dura del recorrido pero a la vez mas emocionante donde el río pasa por una zona de pozas y grandes rocas que hacen que tengamos que abrir una vereda entre las zarzas y escalar alguna roca y bajar por alguna higuera. Si vamos en silencio podríamos ver algún ejemplar de Aguila Real u otras aves que suele volar la zona.
Me comenta este amigo mío pescador y conocedor de la zona que hace años un pescador se metío en el río en pleno verano a pescar estando el río cortado y desconociéndo que en esa epóca el río suele llevar un caudal considerable que el pudo ver en primera persona al oir como el ruído del agua que venía le alerto y se tuvo que subir a una de esas rocas y esperar que lo echaran en falta para que lo rescatarán. En verano no se puede ir por un río de estos sino conoces bien donde te metes y sabes bien nadar.
Una vez recorrido 1,5km nos aproximamos a un lugar mágico en la travesía.” El corazón de la Garganta”
Este sitio es conocido como “La Encerrona” nombre que le han dado al lugar los pescadores por ser un sitio donde solo se puede seguir si es a nado, pues en este tramo de 10 o 15 metros el río se estrecha hasta poco mas de 1metro de ancho y no se hace pie. Sino se quiere pasar este tramo a nado, hay otra opción retroceder unos 60 metros y salirse por el margen derecho y hacer vereda entre una frondosa vegetación de zarzas y subir para volver a bajar al otro lado. Y sino queremos seguir adelante y dar por terminado nuestra travesía podemos salir por el margen izquierdo y subir por una vereda el tajo, pero habiendo retrocedido previamente 100 metros río atrás.
Una vez pasado este tramo, nos queda todavía 1km río arriba para llegar a la zona del aliviadero y poner fin a nuestra travesía. Pero llegar al corazón de la garganta merece la pena después del esfuerzo y las 2 o 3 horas que conlleva el recorrido hasta aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario